Dos bibliotecarios en el centro de los esfuerzos de socorro de las inundaciones en Myanmar

Myanmar está en las primeras etapas de la recuperación de las devastadoras inundaciones que desplazaron 384,900 hogares y afectaron a más de 1,6 millones de personas. Mientras que el gobierno y las organizaciones de socorro han organizado una fuerte respuesta a las inundaciones, el acceso a la alimentación, los servicios de salud, y las comunicaciones siguen siendo limitadas en muchos pueblos y municipios remotos. Al inicio de las crisis, el acceso a la información es fundamental. Una y otra vez, los bibliotecarios han demostrado que tienen la agencia para conectar a las personas con uno de los activos más importantes al enfrentarse a un desastre – la información.

Beyond Access lidera el concepto de una biblioteca moderna. Una biblioteca moderna aprovecha la tecnología y el personal capacitado para convertir la información en un activo dinámico. El valor de una biblioteca moderna se amplifica a raíz de una crisis. Esta es la historia de cómo dos bibliotecarios en Myanmar están proporcionando servicios bibliotecarios modernos a las comunidades afectadas por las inundaciones. Sus historias muestran cómo la comunidad bibliotecaria de Myanmar ha aceptado el reto.

Rara vez encontrará a San sentada detrás de un escritorio. San Kalyar Khaing es una bibliotecaria en la Biblioteca Pública del municipio de Taikkyi. Después de participar en la formación Beyond Access el año pasado, San describe su biblioteca ahora como una “biblioteca orientada al usuario». Situada muy cerca de cinco campos de refugiados que se adaptan a casi 1.500 personas desplazadas por las masivas inundaciones, la biblioteca Taikkyi ha jugado un papel clave en los esfuerzos de socorro. Equipada con tabletas, un router móvil con conectividad proporcionada por Ooredoo, revistas, y los últimos periódicos, San monta su moto y hace rondas para llegar a los miembros de la comunidad en los campos de refugiados cercanos. Allí, ella distribuye material impreso y organiza actividades con las tabletas para los niños que han estado atrapados en los campamentos durante semanas con mínimas diversiones educativas.

De vuelta en la biblioteca, una joven embarazada, que reside actualmente en un campo de refugiados cercano, visitó la Biblioteca Pública Taikkyi. San se acercó a la mujer, preguntando si necesitaba alguna ayuda. Ella se enteró que la futura madre no estaba segura de su fecha de parto, por lo que la bibliotecaria le proporciono una tableta y la ayudo a utilizar la aplicación móvil maymay de Ooredoo que ayuda a calcular cuando su embarazo llegaría a término. Luego compartió recursos adicionales con la joven sobre la mejor manera de prepararse para el nacimiento de su hijo y la ayudó a encontrar información de contacto y direcciones a la clínica móvil más cercana en el campo de refugiados.

May-May

San Kalyar Khaing explica la aplicación maymay de Ooredoo. La primera aplicación de su tipo en Myanmar, maymay está diseñada para proporcionar información sobre salud materna a las mujeres. Foto cortesía Myat Sann Nyein

En respuesta a las inundaciones, los representantes de varios departamentos del gobierno fueron enviados para documentar las actividades de socorro e informar de nuevo a sus despachos centrales. Muchos de estos representantes se dirigieron a la biblioteca en busca de apoyo. San proporcionó el personal del gobierno con conectividad, y les mostró cómo usar las tabletas para cargar imágenes y presentar informes. La obra de San demuestra el papel fundamental de las bibliotecas públicas para facilitar el flujo de información en tiempos de crisis.

P1030755-1-1024x768

San Kalyar Khaing enseñando al representante del gobierno cómo subir y compartir fotos de las zonas inundadas. Foto cortesía Myat Sann Nyein

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ko Than Tint Aung es bibliotecario en la Biblioteca Phyu Pwint. Antes de las inundaciones, Ko Than compartía información sobre la previsión del clima con la comunidad y continuó ofreciendo acceso gratuito a las tabletas y el Internet antes de que la red móvil se averiara. La biblioteca fue finalmente destruida en la inundación, pero Ko Than siguió prestando servicios bibliotecarios a las comunidades cercanas, sobre todo a través del uso de los dispositivos móviles de la biblioteca. Ko Than y sus colegas coordinaron los esfuerzos de evacuación, ayudando a los desplazados a llegar a uno de los 18 campos de refugiados de la zona. Ko Than también identificó las aldeas afectadas y coordinó la distribución de socorro a aldeas remotas, de difícil acceso en las áreas rurales del país. Los bibliotecarios continúan transmitiendo información a las organizaciones de socorro y recuperación, lo que les permite cubrir un área más grande y proporcionar servicios de ayuda a más personas.

 

Flooded-Library

La Biblioteca Phyu Pwint fue dañada durante la inundación, pero esto no impidió que su bibliotecario, Ko Than Tinta Aung, coordinase los esfuerzos de evacuación para llevar los miembros de la comunidad a un lugar seguro. Foto cortesía Ko Aung Thant Tint

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Myanmar, Beyond Access está trabajando con una red de 55 bibliotecas comunitarias y gubernamentales para apoyar un nuevo modelo de servicio bibliotecario.

En asociación con la Myanmar Book Aid and Preservation Foundation (MBAPF, por su silgas en inglés) y Ooredoo Myanmar, el programa Beyond Access capacita a los bibliotecarios en la identificación y la adaptación a las cambiantes necesidades de la comunidad. A raíz de esta crisis, los bibliotecarios en Myanmar son las primeras en involucrarse en el esfuerzo de respuesta.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *