¿Por qué fallan algunos los proyectos de tecnología para el desarrollo?

Como ha pasado en ocasiones anteriores con algunos proyectos de desarrollo basados en tecnología, un telecentro en Gambia hace poco tuvo que cerrar, aunque todas las ideas e incluso la tecnología estaban aparentemente bien adaptados para la comunidad y se encontraban bien encaminados con los objetivos del proyecto. El fracaso del Telecentro NICE , sin embargo nos da la oportunidad distinguir los factores que llevaron a fallar e idealmente, aprender de ellos.

En un artículo publicado originalmente en el sitio web MIS4D , Victor van Reijswoud discute el proyecto de telecentros NICE y sus dificultades. NICE comenzó en Gambia como una empresa social de telecentros con un enfoque de propiedad comunitaria y sostenibilidad. Después de un corto período de tiempo, los ejecutores del proyecto ya necesitaban encontrar financiación adicional. “Los propietarios locales” de los centros no desarrollaron el negocio ni mantuvieron los centros. Problemas de hardware, errores de software , y  dificultades con el panel solar de los edificio aparecieron de manera cada vez más frecuente.

En el artículo original Van Reijswoud explica: “ Con el crecimiento del mercado de telefonía móvil, los telecentros se convirtieron rápidamente en lugares obsoletas y NICE internacional tuvo que cerrar sus puertas. “

Ésta cita nos llevó a reflexionar sobre algunas ideas sobre la creación y gestión de proyectos basados en tecnología para el desarrollo que hacen eco a aquellas descritas en la publicación original.

Construir con flexibilidad

Como menciona Van Reijswoud, para construir proyectos de tecnología es vital tener flexibilidad, una idea que muchos donantes no han comprendido todavía. Un proyecto flexible pudo haber cambiado su enfoque en la medida que los telecentros dejaban de ser relevantes. Así pues, es esencial conocer a su donante, cual es su opinión y que tan flexible es. Aunque los donantes más grandes pueden tener más recursos, pero las organizaciones más pequeñas y los donantes privados pueden ser mejores socios al ser más flexibles para ciertos tipos de proyectos.

La tecnología sola nunca es suficiente

Los programas que inician y terminan con el acceso a tecnología son inútiles. No es suficiente con sólo entregar computadoras en una comunidad – pues al final, ¿Qué es lo que realmente está ofreciendo este proyecto a la gente?

Se debe conocer y estudiar la comunidad

Esta idea complementa la mencionada anteriormente acerca de la tecnología, pero merece ser examinada de manera más detallada.

Los telecentros de NICE según su página web apuntaban a servir a emprendedores, pequeños empresarios y estudiantes. Ellos ofrecía clases de alfabetización digital, y aparentemente también cursos de negocios. ( Aunque no queda claro si los cursos de negocios fueron ofrecidos en Gambia, o si sólo estaban planeados).

Cuando se analiza el perfil  de las comunidades a las que servían los telecentros, parece que la gente de la comunidad necesitaba más las clases de alfabetización digital, que cursos de negocios, aunque sólo podemos especular. Los equipos y conocimientos básicos de informática son esenciales, pero las personas también necesitan apoyo para aplicar esas habilidades.

Las organizaciones comunitarias que ofrecen acceso a computadoras y otras tecnologías deben, y en muchas ocasiones lo hacen, proporcionar  también capacitaciones para que las personas pueden aprender a usar los computadores y aplicarlas ese conocimiento, por ejemplo, a las ventas de sus productos agrícolas, para ayudar a los niños a conectarse a programas de educación no formal y proveer a las mujeres de la comunidad de un espacio seguro y que pueda apoyarlas para crear cooperativas de ahorro, grupos de discusión, y las pequeñas empresas. Los programas basados en este tipo de construcción de capacidades y empoderamiento, son los que por lo general permanecen fuertes y duraderos.

Apunte para la sostenibilidad

Los telecentros de NICE, eran abastecidos por celdas de energía solar, y estaban diseñados para ser “propiedad local ” y ejecutarse como un negocio de la gente y para la gente en la comunidad, en lugar de depender de la financiación de donantes y cerrar una vez la financiación se acaba. Ese plan no funcionó al final.

READ Global es una organización que parece tener una excelente sostenibilidad financiera en sus proyectos. La organización establece una biblioteca en una comunidad y dota sus centros de recursos, y cada biblioteca se apoya en un pequeño negocio con fines de lucro. Estos pequeños negocios pueden ser empresas de alquiler de tractores, estaciones de radio comunitarias y cooperativas agrícolas.

Puede leer el texto completo en inglés de Victor van Reijswoud en el sitio web MIS4D, y visita el sitio web de NICE para aprender más sobre el modelo y lo que sucedió.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *